JULIO

Un día como hoy nació Julio Cortázar.

Julio Cortázar, escritor, traductor e intelectual de nacionalidad argentina; decía: “Mi nacimiento (el 26 de agosto de 1914 en Bruselas) fue un producto del turismo y la diplomacia”, porque su padre era funcionario de la embajada de Argentina en Bélgica.

Cortázar comenzó a escribir a los ocho años; se sabe, por sus palabras, que vivió su infancia en una bruma de duendes y elfos, con un sentido del espacio y del tiempo diferente al de los demás.

Julio es considerado uno de los autores más originales de su tiempo, su obra transita en la frontera entre lo real y lo fantástico.

Julio fue fanático del boxeo y del jazz; muchas de sus novelas y cuentos tocan el tema de este género musical (El Perseguidor), y del deporte de las narices chatas (Final del juego). Además, fue comentarista de boxeo, pero lo despidieron debido a su excesiva emoción. Respecto a la escritura, decía que una novela se debía ganar por rings y el cuento por knock-out.

En medio de múltiples trabajos y viajes, Cortázar escribió una gran cantidad de cuentos, novelas, ensayos, poemas (o pameos y meopas) y prosa poética.

Entre sus obras más conocidas están: Historias de Cronopios y Famas, Rayuela, El final del Juego, 62 modelos para armar, El último round, La vuelta al día en 80 mundos, entre otras.

En homenaje al creador de Cronopios y Famas les compartimos algunos trabajos audiovisuales inspirados en Cortázar:

Las ilustraciones que no conoces de Rayuela de Julio Cortázar

cortazar2

cortazar6

La Maga *Font Type*

para-creative-02-o

para-creative-03-o

Historias de Famas y Cronopios

d8c4db9ece7aa963408085c1455d0daa

  d55f8d28814323.55d3a8072eb8a

   9b867b28814323.55d3a80733352

“Esto lo estoy tocando mañana” Julio Cortázar y la música – TRAILER [español] from RRE on Vimeo.

Luisa Valenzuela, escritora que lo conoció personalmente, compartió el siguiente recuerdo del autor de Historias de Cronopios y de Famas: “Poco antes de que muriese, lo vi en Nueva York y me contó que quería tomarse un año sabático para escribir una novela. Le pregunté si sabía de qué se trataba y me dijo que no sabía, pero que hacía tiempo que tenía un sueño recurrente en el que ya la había terminado y entregado a su editor. El editor le devolvía la novela ya impresa y al mirarla se daba cuenta de que no estaba escrita en palabras, sino en formas geométricas y entonces comprendía que por fin había logrado decir lo que siempre había querido decir. ‘Es la primera vez que de verdad consigo contar lo que quería contar’, dijo”

FUENTES:  SEXENIO, AARP, RPP noticias, Cultura Colectiva

Comments

comments