Captura de pantalla 2015-06-30 a las 17.15.00

“Holograms for freedom”, hologramas para defender la libertad de expresión.

Imagina un país dónde sea delito difundir lemas de manifestaciones en Twitter. Un lugar donde organizar protestas online sea castigado con penas de terrorismo, una ciudad dónde tener una reunión en la vía pública puede ser castigado con una multa. ¿Terrible no? Pues éste país existe y tiene una fuerte relación con México, a partir del 1º de julio, entrará en vigor en España la popularmente conocida “Ley Mordaza”.

La agencia DDB España participó con la plataforma “No Somos Delito” (que se manifiesta contra la ley antes mencionada) con una activación que le dejó como saldo 16 Cannes Lions de Publicidad en los días pasados. “Holograms For Freedom” sorprendió a los ciudadanos y autoridades del país ibérico al realizar una manifestación ciudadana vía hologramas proyectados en la calle.

El evento fue cubierto por medios tradicionales y electrónicos, llamando la atención de miles de ciudadanos que no conocían los alcances de la nueva legislación. La manifestación sin duda es de admirarse por mostrar que todavía  existen alternativas para salir a la calle a mostrar inconformidad.  Una activación BTL que reivindica a la publicidad social.

¿Qué es la Ley Mordaza?

A partir del 1º de julio entró en vigor en España la nueva Ley Orgánica de seguridad ciudadana, conocida también como “Ley Mordaza” . La nueva legislación contempla penalizar varias acciones, entre ellas la libre manifestación y parte de la navegación en internet; además de contener reformas al Código Penal español que castigan con penas algunas formas de manifestación civil. En muchos aspectos la nueva ley tiene como objetivo regular y controlar lo que los españoles hacen en la red.

En el caso de México ya existen precedentes sobre intentos de legislación. En  2011 dos tuiteros mexicanos fueron señalados como de terroristas por difundir mensajes sobre la seguridad en su Estado, la justicia trato de castigarlos. Lo anterior dio paso a que,  en el 2012, el entonces diputado Federico Doring presentó una propuesta de ley que intentaba regular el acceso a internet. Así que está situación no debe parecernos tan lejana y debemos ser muy reflexivos sobre lo que ocurrirá en España.

A continuación compartimos los puntos más relevantes de las reformas de ley en España, pon atención que éste tipo de reformas pueden expandirse hacia otros países.

  • Es delito consultar webs de contenidos delictivos, páginas web que realicen divulgación o apología al terrorismo.  Así que cuidado con caer en páginas que organicen manifestaciones o protestas, ya que los limites de terrorismo no están bien delemitados en la nueva ley.
  • Alterar la paz pública a través de internet. Aunque suena algo contradictorio y sobre todo extravagante, organizar una manifestación o un grupo en Facebook, por dar un ejemplo,  para organizar una manifestación ya es un delito grave.
  • Difundir lemas de manifestaciones en Twitter. Adiós a esos HT como #ElReyAbdica que equivaldrían al mexicano #RenunciaEPN.
  • La resistencia pasiva tendrá una multa de entre 6 y 18 meses de cárcel. Adiós a las manifestaciones del tipo #OccupyWallStreet en España.
  • Cerco y penalización a las páginas con enlaces a contenido no legal. Al día de hoy subtitulos.es decidió cerrar puertas, Thepiratebay.se fue bloqueado por los proveedores de servicio en toda España y cualquier sitio que este en línea que tenga enlaces a contenido “ilegal” será penado. La responsabilidad se extiende a los dueños del sitio, los proveedores de hosting y los proveedores de internet. Hoy los dueños de blogs españoles están dando de baja y revisando cualquier link que pueda romper la ley. El castigo, de 6 meses a 4 años de prisión.
  • Difudir un vídeo o fotógrafia de los agentes de seguridad del Estado será multado con una pena de 600 a 300 euros.
  • La ocupación de la vía pública generará multas de 300 a 600 euros.

Así que, aparte de celebrar la increíble activación de agencia DDB España, también hay que reflexionar sobre la regulación de las formas de expresión derivadas de la tecnología. Quizá es el momento que los gobiernos comprendan que más allá de reprimir la tecnología, deberían entenderla.

Los tiempos han cambiado y en México el caso de Uber vs Taxistas lo demuestra. Desde estás líneas dejamos la reflexión y la advertencia de la posible expansión de este tipo de regulaciones en Latinoamérica. La invitación sigue siendo la misma: entender antes que castigar. Fuerza a los ciudadanos españoles que defienden su derecho a la libre expresión.

Fuente: Gizmondo
Fuente: No Somos Delito

Comments

comments